La biotecnología o biotech es una industria que promete una mejor rentabilidad en los últimos años, tras el desarrollo de medicamentos y tratamientos para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Aunque el desconocimiento sobre esta oportunidad de invertir aún mantiene renuente a los inversionistas.  

La expectativa de crecimiento de esta industria podría sumar 729 mil millones de dólares hacia 2025, de acuerdo con el estudio de Global Market Insights. La creciente necesidad por curar enfermedades crónicas como el cáncer, cardíacas, respiratorias, entre otras, están acelerando el crecimiento de la industria. 

Esta tendencia coloca a la biotecnología como una alternativa atractiva para los inversionistas, ya que tiene el potencial de ofrecer altos rendimientos ligado al desarrollo de tratamientos y medicamentos innovadores, aunque también puede ser un alto grado de riesgo.

Las acciones en biotech puede ser una estrategia para obtener mejores rendimientos, sin olvidar que las ganancias o no, estarán ligadas a los avances e innovaciones de la industria.

La compañía Novavax en los Estados Unidos, dedicada a la creación de vacunas, para 2019 registró una caída en sus acciones habían de 90% tras el fracaso de los ensayos clínicos contra un virus respiratorio. Fue hasta 2020 que logró un acuerdo de 1,600 millones de dólares para financiar el desarrollo y la fabricación de la última etapa de su vacuna contra el COVID-19. 

Una inversión de largo plazo

El crecimiento en la biotecnología es una de las razones que explica el mayor interés de los inversionistas.   Según cifras de Fior Markets, empresa líder en inteligencia de mercado, el objetivo de este sector es una apuesta a largo plazo.

El estímulo en la industria para la incursión de nuevas tecnologías puede colocar desde pequeñas y medianas empresas en mercados multimillonarios.  

Qué considerar a la hora de invertir en biotech

Daniel Oliver, CEO de Capital Cell en Europa, explica que la industria por si sola evoluciona a gran velocidad.  No solo se enfoca en ensayos para crear nuevas vacunas o curar enfermedades crónicas, también hay proyectos relacionados con la telepatía y la longevidad, condiciones que podrían ubicar a una empresa como una de las más rentables para los inversionistas dentro de 30 años.

En su opinión para invertir en acciones en biotech, al igual que en el mercado de renta variable, se debe tener una evaluación y monitoreo sobre las tendencias de las acciones a largo plazo. 

Los ETF son una alternativa para mitigar algunos de los riesgos de este sector sin tener que elegir en acciones de empresas individuales. 

También recomienda invertir a través de esquemas lideradas por un fondo de capital privado o emprendedor que ya haya realizado un análisis a fondo de la empresa de biotecnología. 

Y al igual que cualquier estrategia de inversión tener un portafolio diversificado servirá para disminuir el riesgo al que está expuesto cualquier inversionista. 

Si estás interesado en invertir, acércate a Wortev Capital, un fondo de capital privado cuyo objetivo es generar un ecosistema para inversionistas y emprendedores que impacte positivamente a todos.