Buen Fin: ¿Compro un auto o invierto en un fondo de capital?

invertir en el buen fin

Se acerca el evento más importante organizado por el gobierno de México en alianza con la iniciativa privada, para incentivar el consumo. Debido a la pandemia por Covid-19, este año su duración no será de cuatro días, sino de 12 días (del 9 al 20 de noviembre) para reactivar la economía y el consumo. Aquí te compartímos algunos motivos para invertir en el el Buen Fin.

Las grandes tiendas ya tienen listas sus ofertas, rebajas, meses sin intereses y envíos gratuitos. Todo esto suele captar la atención de la mayoría de los consumidores, los usuarios aprovecharán lo que en principio, es una gran oportunidad; pero, ¿realmente te conviene?

Hoy en día, el trabajo de marketing es agresivo. Es sumamente común que use el término “inversión” para captar tu atención. A menudo escucharás que comprar un producto o servicio resultará siendo una inversión a largo plazo, cuando en la mayoría de los casos no es así.

Un gasto se genera cuando se compra un bien, producto o servicio para satisfacer una necesidad, tomando en cuenta que ese dinero nunca retornará. Los gastos pueden ir desde servicios básicos para el hogar, comida, ocio, lujos, etc.

Por otro lado, una inversión es la compra de un bien, producto o servicio, que tiene la finalidad de generar una retribución futura del dinero, que primeramente cubriría su costo, y luego generaría ganancias.

¿Me gasto ese dinero o lo invierto?

Muchas personas piensan que el mundo de las inversiones es sumamente complicado y está lejos del alcance de la mayoría, pero la realidad es que no es así. En el mercado existen productos financieros que pueden generar dividendos y convertirse en otra fuente de ingresos.

Te has preguntado, ¿qué pasaría si en vez de gastar el dinero que tienes lo inviertes? ¿qué beneficio podrías obtener? Aquí te ponemos un ejemplo.

¿Comprar un auto es una inversión? Depende. Si el auto es para uso personal, claramente no es una inversión. En cambio, si la idea es ponerlo a trabajar como taxi, en algún momento recuperarás lo invertido y obtendrás ganancias.

El mismo ejemplo se puede aplicar para un departamento o propiedad de cualquier tipo. Esto se puede convertir en una inversión si se renta el lugar. La idea de invertir es que el costo del bien se cubra solo, para luego tener ganancias.

Lo mismo podría aplicar en caso de la membresía de un gimnasio. Si pagas tus mensualidades pero no asistes, sería un gasto porque no tiene retorno. No obstante, si sacas el máximo provecho de los pagos, aunque no estés recibiendo dinero como contraprestación, estarías invirtiendo en tu salud.

Con base en lo anterior, casi cualquier cosa puede ser un gasto o una inversión en función de qué uso se le vaya a dar.

¿Por qué te conviene invertir?

Volvamos al caso del auto. Supongamos que te presentan una oferta de un vehículo nuevo por la suma de 350,000 pesos, con un enganche de 100,000 pesos y pagos de 83,333 pesos en los tres años siguientes. ¿Parece una buena opción?

En muchos casos, no se toma en cuenta que los préstamos o créditos implican una tasa de interés, que puede hacer que el acuerdo en cuestión no sea como lo imaginabas.

Es importante saber que el pago inicial para retirar el vehículo, y que sugiere ser una rebaja (en este caso), al final significa un compromiso de pago que implica grandes cantidades de dinero. Estarás atado a la deuda durante tres años, y con tasas de interés que van a incrementar el precio final a pagar en gran medida.

Ahora pensemos, ¿qué sucedería si inviertes ese pago inicial en un fondo de capital privado?. Si tomas los 100,000 pesos del enganche del auto, y lo inviertes para tener un rendimiento del 24% anual, como ofrecemos en WORTEV CAPITAL, acabarías el plazo de tres años con un total de $72,000 pesos brutos extras. Es decir, estarías obteniendo un rendimiento de más de la mitad del monto de tu inversión inicial. Sin duda es una mejor opción.

Siempre podrás reinvertir la misma tasa y tener esos 100,000 pesos como mecanismo para hacer 24,000 pesos anuales, o puedes aumentar el capital de inversión para generar ganancias mucho mayores.

Si tu objetivo es comprar el auto, debes saber que invertir el capital no significa renunciar a la compra del mismo. Si es tu último fin, en algún momento tu inversión te dará las ganancias suficientes, teniendo una fuente de ingresos continua. Esta opción evidentemente no la tendrás si optas por comprar primero el auto.

Por último tienes que saber que si bien la tecnología ha facilitado en gran medida  inversiones que hoy están al alcance de tu mano, antes de invertir en el Buen Fin, debes buscar la  asesoría correcta para que tu dinero se multiplique solo.