5 de noviembre de 2019

La vida cotidiana y el estilo de vida puede llevarte a considerar si es o no un buen momento para ahorrar e invertir. Tal vez piensas que no ganas lo suficiente, o simplemente, no sabes cómo empezar o de cómo funciona una caja de ahorro y si es una buena opción.

Con todos los retos económicos a los que nos enfrentamos en la actualidad, nunca está demás tener un poco de dinero ahorrado. Y, aún mejor, que ese dinero que estés ahorrando crezca poco a poco, para que cuando lo llegues a necesitar tengas más que con lo que empezaste. Para ello, existen diferentes maneras de ahorrar y crecer tu dinero. Entre ellas, está la caja de ahorro.

Las cajas de ahorro son instituciones financieras que aceptan depósitos a cuentas de ahorro y pagan interés sobre este. Cuando inviertes tu dinero con ellos, este va creciendo gradualmente con una tasa de rendimientos baja. Sin embargo, tu dinero está muy seguro.

¿Cómo definir un presupuesto para tu ahorro?

Si ya estás decidido a ahorrar, primero debes tener claro cuánto estás ganando. Parece una pregunta sencilla de responder, pero el análisis va más allá. 

No se trata de cuánto dinero estás recibiendo, sino de cuánto tienes disponible después de tus gastos fijos. Es sencillo, resta de tu salario tus gastos fijos. Lo que sobra es lo que puedes utilizar para tu presupuesto de ahorro

Esta es la cantidad base sobre la cual trabajarás cuánto puedes y quieres destinar para tu ahorro. No importa si es mucho o poco, debes comprometerte a que ese dinero no estará disponible y será parte de tu ahorro.

Ahora que ya tienes clara esa cantidad establece dónde lo vas a guardar. Puede ser en un cochinito real de esos de la feria o una cuenta bancaria. Incluso hay gente que lo cambia a alguna moneda extranjera para ya no poder usarlo. 

Tipos de ahorro, ¿de emergencia o para invertir?

También es útil plantear un objetivo para ese ahorro. Además, de ver el avance será un impulso para continuar ahorrando. ¿Qué puedes hacer con la suma que ahorres en 12, 18, 24 meses? ¿Viajar o comprar un nuevo coche?, ¿pagar la boda?, cualquier razón es válida. 

Ahorro de emergencia

Tener dentro de tu presupuesto un monto destinado para el ahorro también puede convertirse en un fondo de emergencia. Cuántas veces recurrimos a un préstamo entre amigos, familiares o alguna institución bancaria para enfrentar alguna eventualidad. 

La finalidad de destinar una parte de sus ingresos para ese “fondo de emergencia” te permitirá que estés preparado para solventarla. 

Una de las recomendaciones es tener dos montos destinados tanto para tu ahorro y tu fondo de emergencia; por ejemplo:

  • 60% de tus ingresos a gastos fijos 
  • 25% de tus ingresos al ahorro e inversión
  • 15% restante para un fondo de emergencia

Ahorro para invertir 

El siguiente paso una vez que tengas una ganancia por tus ahorros, sin duda es la inversión. Y ahora existen alternativas sencillas para hacerlo como los CETES y hasta un fondo de capital privado como el modelo de WORTEV CAPITAL. 

Sin embargo, hay alternativas que puedes explorar antes de dar ese paso como las cajas de ahorro. Con esta opción mantienes tu dinero guardado en un lugar seguro e, incluso, puedes obtener cierta ganancia por hacerlo.

¿Cómo funciona una caja de ahorro?

Como ya habíamos mencionado, una caja de ahorro te permite mantener tu dinero en un lugar seguro mientras genera una pequeña cantidad de intereses cada mes. Estas cuentas generalmente requieren un bajo saldo mínimo, dependiendo de la institución y/o tipo de cuenta que elijas.

Ahora bien, si te estás preguntando exactamente cómo se genera este interés que ganas, sigue leyendo. 

  1. Abres tu caja de ahorro en una institución financiera y depositas una cantidad.
  2. El banco presta tu dinero a otras personas con una tasa de interés más alta de lo que vas a recibir en tu cuenta. Así, el banco tiene una ganancia por gestionar tu dinero.
  3. El banco cobra tu capital más intereses y te deposita tu parte de interés.

Además de las cajas de ahorro, hay otras maneras de ahorrar y hacer crecer tu dinero. Por ejemplo, están los fondos de ahorro.

Fondo de ahorro en México, ¿cómo tener el tuyo?

Un fondo de ahorro (o el famoso “colchón”) es una manera práctica de guardar aquel dinero extra de la quincena o del mes. Este ahorro idealmente debería guardarse hasta que haya alguna situación especial que de verdad requiera una cantidad extra.

Considera este dinero únicamente para emergencias o para ocasiones totalmente impredecibles. Por ejemplo, si hay algún cambio repentino en tu economía como una disminución grande en tus ingresos o desempleo.

El fondo de ahorro te ayudará a cubrir al menos una parte de tus gastos o deudas hasta que encuentres estabilidad de nuevo. De igual manera, podrás usarlo para librarte de algún gasto médico mayor o alguna situación que requiera un reparo inmediato, como una avería en tu auto.

Para delimitar la cantidad mínima que debe entrar en tu fondo de ahorro necesitas pensar cuánto necesitarías para cubrir tus gastos fijos los próximos 6 meses si no tuvieras ingreso alguno. Por eso siempre es importante saber a cuánto ascienden tus necesidades básicas.

Una vez que tengas esa cantidad, puedes calcular cuánto puedes destinar a tu ahorro cada mes. Cuando tengas esa cantidad meta, puedes reducir tu ahorro si quieres. Sin embargo, procura actualizar tu “colchón” conforme incrementen tus gastos, o bien, actualiza tu meta si llegas a ver una alza en tus ingresos. Recuerda que, si tienes más ingresos, no significa que tengas más gasto. Ten en cuenta que tu fondo de ahorro deberá ajustarse a tu situación de vida

Convierte tu caja de ahorro en tu mejor inversión

Actualmente hay opciones para comenzar a invertir y no solo quedarte con una cuenta de ahorro. Por ejemplo, en WORTEV CAPITAL ayudamos a impulsar empresas mexicanas a través de capital privado. 

Este modelo ofrece 24 % de rendimientos al año por tu inversión esto, sin cobrar comisiones por apertura o gestión de tu inversión.  Si quieres conocer más sobre esta alternativa de inversión ingresa AQUÍ.