15 de marzo de 2021

La inversión de capital privado es una herramienta para fomentar el desarrollo de pequeñas empresas desde la etapa inicial o para acelerar su crecimiento. En general, hay dos alternativas: capital semilla y capital emprendedor, pero ¿cuál es la diferencia?  

Este tipo de inversión es una alternativa de desarrollo para pequeñas empresas y emprendimientos. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Invest en su portal, define este modelo como una alternativa para acelerar su crecimiento con un enfoque innovador y competitivo.

Las empresas pueden encontrar dos alternativas: capital emprendedor y capital semilla.    

Capital emprendedor  

Es una alternativa para las pequeñas y medianas empresas. Con este modelo de inversión el emprendimiento obtiene el capital y asesoría o mentoría para acelerar su productividad y crecimiento. A nivel global existen diferentes tipos de fondos de capital emprendedor a cargo de organismos, administradoras de fondos y bancos internacionales.  

Generalmente los inversionistas de capital emprendedor cuentan con conocimientos sólidos sobre varios sectores. Además, tienen habilidades de mentoría y creación de valor. No sólo inyecta capital también debuta como asesor.  

Capital Semilla  

Un fondo destinado a la creación de una pequeña empresa u emprendimiento con la intención de brindar de recursos necesarios para su arranque. Cada proyecto tiene una etapa inicial en la que se formula la idea y se busca capital para comenzar.   

En esta etapa semilla se valida el modelo de negocio y se garantiza su supervivencia.  A partir de ahí seguirían las etapas de expansión y crecimiento.   

¿Cuál es la diferencia entre ambas alternativas de inversión?  

Si bien en ambos casos, se trata de un tipo de inversión que funciona como una solución ante la poca accesibilidad a otras alternativas de financiamiento para las pequeñas empresas y emprendimientos.  

Una de las principales diferencias entre ambas opciones se refiere a la etapa en la que se encuentre el emprendimiento. Por un lado, el capital semilla es un financiamiento para darle forma a una idea de negocio. Se trata del primer ingreso para comenzar a operar.  

Para este tipo de capital existen diferentes fuentes de financiamiento como los ángeles inversionistas o Friends, Family and Fools (conocida como las FFF).

En cuanto al capital emprendedor se trata de inversiones en proyectos que ya están operando con la singularidad de tener las condiciones para ser más competitivas. 

A través de esta inversión se potencializa el modelo de negocio y también en la administración y constitución de un gobierno corporativo. 

Si eres emprendedor o quieres invertir, acércate a WORTEV CAPITAL, un fondo de capital privado con el objetivo de generar un ecosistema para inversionistas y emprendedores que impacten positivamente a todos.