24 de marzo de 2021

La vida ya no es la misma en una era digital tras la implementación de nuevas tecnologías y el crecimiento poblacional se espera que 7 de cada 10 habitantes vivan en centros urbanos hacia 2030. En este contexto será vital la implementación de ciudades inteligentes o smart cities. 

Las ciudades inteligentes consisten en inversiones en capital, infraestructura y tecnologías disruptivas para impactar en el crecimiento económico y sustentable de una región, tal como define el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Actualmente, Singapur es la principal economía que apuesta en la inversión de infraestructura inteligente seguido de Tokio, Nueva York y Londres, según datos de la firma Frost & Sullivan.

Hacia delante se espera que el dinamismo de las ciudades inteligentes se concentren en la región occidental y países como China y los Estados Unidos. 

Si bien el desarrollo de esta infraestructura digital propiciará un ambiente de valor también requiere alternativas de inversión.

Infraestructura de las ciudades inteligentes

Las ciudades inteligentes requieren de tecnologías autónomas, aplicaciones de robótica y las redes 5G, Esto significa una inversión que podría alcanzar los 327,000 millones de dólares en los siguientes tres años, de acuerdo con la firma International Data Corporation (IDC). 

El sector salud también se perfila como uno de los favoritos para los inversionistas. A partir de la crisis sanitaria, esta industria demanda soluciones innovadoras a gran velocidad. No bastaría con la generación de medicamentos y vacunas, también herramientas que permitan visualizar los recursos sanitarios disponibles en la zona.

Una apuesta para el futuro

Las principales economías deben evaluar estrategias para resolver el alto volumen de inversión que requiere la modernización de la infraestructura en las ciudades inteligentes.

Una opción para obtener recursos para el desarrollo de las ciudades inteligentes consiste en una colaboración entre capital privado y el sector público.

La firma Deloitte en su informe Financiamiento de las ciudades  inteligentes del futuro explica que la colaboración entre recursos privados y públicos no es sencilla. Para esa asociación será fundamental crear nuevos modelos para participar en el mercado de las smart cities. 

Una alternativa de inversión es Venture Capital; por ejemplo, Tera Sigma Venture Capital, administradora de fondos de capital privado destacada en el sector de tecnología, en especial, en las smart cities.

Tera Sigma apoya a otras startups u emprendimientos que están implementando la tecnología de la información en sus procesos y a favor de la infraestructura inteligente. Su intención es brindar capital a estos proyectos innovadores listos para salir al mercado. 

Si quieres saber en qué otros sectores puedes invertir puedes leer: Inteligencia artificial, apuesta innovadora para inversionistas.