¿Cómo enseñar inversión a los niños?

ensenar ninos inversion

Enseñar inversión y finanzas personales a tus hijos, significa ofrecerles las armas para superar los retos a los que se enfrenten como adultos. Además, es clave para que construyamos un entorno ideal con una economía más sana y estable, así como un mejor futuro para todos. 

Según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), el 50% de los profesionistas mexicanos ha dicho que nunca se les enseñó a administrar el dinero y que les hubiera gustado adquirir este conocimiento desde niños.

Asimismo, un estudio de la George Washington University School, revela que el 32% de los mexicanos cuenta con educación financiera, mientras que en países nórdicos como Suecia y Noruega, más del 70% de los adultos sabe y aplica conceptos para manejar su dinero.

Aunque no puedas enseñar a los niños invertir, en qué consiste el retorno de inversión o qué es una tasa de interés, existen algunas ideas básicas que pueden ayudar a adoptar ciertos hábitos y palabras que poco a poco permitirán a los niños a familiarizarse con las inversiones.

Algunas de las principales lecciones financieras al enseñar a los niños a invertir:

¿Cómo se gana el dinero?

Es esencial explicarles que el dinero se obtiene mediante el trabajo. Para ayudarles a comprender mejor esta idea de forma práctica, se recomienda designar algunas tareas domésticas que puedan realizar de acuerdo a sus posibilidades. A cambio de esto obtienen una remuneración, lo que les ayudará a reconocer el valor del trabajo y del dinero al ganarlo.

Gratificación retardada

Ante la inmediatez que ofrecen los diversos avances tecnológicos, las nuevas generaciones corren el riesgo de preferir las gratificaciones inmediatas, en lugar de las duraderas. Es un proceso que requiere de disciplina, autocontrol, paciencia y voluntad.

Al enseñar a un menor las ventajas que ofrece el ahorro y la inversión, resulta necesario que los niños comprendan la idea de la “retribución o gratificación retardada”. Esta consiste en postergar una recompensa inmediata, para que en su lugar, puedan disfrutar de alguna recompensa mayor al mediano o largo plazo.

Un ejemplo de cómo hacerlo es el experimento realizado en 1960, dirigido por el psicólogo estadounidense Walter Mischel, de la Universidad de Stanford. Consiste en ubicar a cada niño solo, en un salón con una silla, una mesa y entregarles un malvavisco. El psicólogo le decía a cada niño que se le dejaría solo por 15 minutos y dejaría el malvavisco en la mesa. “Si te lo comes, no hay problema. Pero, si no te lo comes, te voy a dar otro malvavisco cuando regrese, por lo que tendrás dos”. Esto representa un 100% retorno en la inversión en 15 minutos. Muy atractivo hasta para un niño de cuatro años.

Plantearse objetivos y lograrlos

Al comprender en qué consiste la gratificación retardada y saber cómo ganar su propio dinero, considerar ahorrar parte de esos recursos para cumplir sus sueños puede ser un incentivo importante. Esta idea permita aprender a ahorrar y más importante, desarrollar planes sencillos para lograr objetivos.

Entre los objetivos que se le ocurran, se le puede sugerir apartar una cantidad para un regalo, proyecto, emergencias o imprevistos. De esta forma dará el primer paso para comprender porqué es necesario considerar diversos escenarios, que pueden representar algún riesgo para su dinero.

Saber que se puede invertir en muchos sentidos

Si se trata de enseñar a niños pequeños sobre los resultados a mediano y largo plazo, se debe tomar en cuenta que puede ser complicado para ellos comprender el concepto de “futuro”. 

Ayudarse de ideas más tangibles como sembrar una planta que necesite de ciertos cuidados para crecer y que se necesita “invertir” tierra, tiempo, agua y atención para obtener un resultado positivo.

Tomar decisiones al momento de gastar

A través del ejemplo, los adultos que les rodean pueden incluir a los más pequeños al momento de tomar decisiones financieras sencillas. Dependiendo de la edad que tengan, se recomienda plantearles situaciones cotidianas, como elegir entre dos productos al momento de comprarlos con base en su precio y calidad.

La Condusef destaca la importancia de que los niños comprendan la diferencia entre lo que se quiere y lo que realmente se necesita.

La importancia de ser filántropo

Inversionistas legendarios como Warren Buffett, han destacado la importancia de dar a los demás. Inculcar el hábito de compartir y ayudar a los demás con el dinero que ganan al invertir, también  puede ser una buena lección.

Aprender sobre finanzas y especialmente a invertir es un proceso que toma tiempo, sin embargo, la motivación permitirá que logren el conocimiento necesario para que construyan un mejor futuro con ayuda de esos conocimientos y herramientas.

Somos una aceleradora y fondeadora de pequeñas empresas

Al enseñar inversión a los niños, a largo plazo la sociedad generará mayor conciencia sobre la relevancia de generar un ecosistema económico óptimo para que las pequeñas empresas se fortalezcan, y estas generen mejores oportunidades en sus comunidades. De tal forma que se traduzca en impulsar la economía de México.

WORTEV CAPITAL, cuenta con un modelo de negocio abierto a opciones de inversión que permiten el fortalecimiento de empresas y ofrece un rendimiento anual del 24% a un bajo monto de inversión.

Este tipo de alternativas permite una mayor estabilidad para quienes buscan hacer crecer su dinero a largo plazo, con un menor riesgo de pérdidas. Simultáneamente, brinda rendimientos sotenidos de 2% fijo mensual, los cuales son los más altos comparativamente con otro tipo de fondos de inversión. Además, a través de su aportación pueden fondear a las pequeñas empresas, las cuales son responsables de generar más del 70% de empleos en nuestro país.