¿Cómo replantear mis finanzas si bajaron mis ingresos?

planear finanzas

En los últimos meses algunas empresas tuvieron que reducir su actividad y por lo tanto, despedir personal o, en el mejor de los casos, disminuir los salarios de sus colaboradores. Hoy más que nunca es fundamental replantear tus finanzas para cuidar lo que más quieres

Ante lo anterior, es necesario hacer un replanteamiento de cómo manejamos nuestras finanzas. En la mayoría de los casos la reducción del ingreso es eventual, sin embargo, la situación económica tardará en volver a la normalidad, quizá hasta un par de años, según han dicho los expertos.

Analiza qué tanto dejaste de ganar y gasta sólo en lo necesario

En otros textos hemos hablado de la importancia de realizar un presupuesto para lograr unas finanzas sanas. En el caso de haber visto reducido tu ingreso de forma repentina, esto se vuelve aún más importante.

Haz un comparativo de cuánto es lo que has dejado de percibir, y con base en lo que te quede, ahora revisa en qué puedes seguir gastando y en qué no.

No dejes de pagar los gastos que son necesarios como los relacionados con comida y servicios básicos como luz, agua, internet, telefonía y gas. Pero hay otros de los que sí puedes prescindir como los servicios de streaming: Netflix, Spotify y demás. Puede ser el caso que tiengas varios de estos, por lo que podrías mantener uno y así ahorrar un poco. 

También evita las compras impulsivas, es decir, de aquellas cosas que no necesitas, pero que por tentación a veces las compras. El seguir en el encierro puede evitar caer en tentaciones innecesarias, lo mismo que en otros gastos hormiga como el cafecito, la salida con los amigos, y esas cosas. 

Otros gastos que podemos evitar si es que hemos visto disminuido nuestro ingreso, es el relacionado con los créditos. Es bueno tener una línea de crédito abierta, pero mejor utilizarse, en caso de que sea estrictamente necesario, así evitamos endeudarnos de más.

Ahora, si tienes uno o varios créditos contratados y ves dificultades para pagar, acércate a tu institución financiera para buscar una solución. Esto, sin necesidad de suspender todos los pagos y con ello se vea afectado tu historial crediticio.

Si tenías una idea de negocio, pero te preocupa arrancar tu empresa en la nueva normalidad, también es importante replantear tus finanzas. Te compartimos algunos consejos para “Que la crisis no te quite el deseo por emprender”.

¿Ahorrar en tiempos complicados?

Hablar de ahorrar en un momento en el que dejaste de percibir una parte de tu ingreso, puede sonar a algo descabellado. Pero si es un hábito que tenías antes de ver mermado tu sueldo, lo ideal sería que siguieras haciéndolo en la medida de tus posibilidades.

Volvamos al tema del presupuesto; revisa cuánto estás ingresando, cuántos gastos son los necesarios, de cuáles puedes prescindir sin que pase nada; cuánto te estás ahorrando al no salir de casa y comer en casa, así como otros aspectos, y con base en ello ve si te queda un poco para ahorrar.

Si es así, hazlo aunque sea en menor proporción. Lo importante es no perder el hábito, pues recuerda que ahorrar implica tener un colchoncito para cumplir un propósito o atender una emergencia.

Lo mismo con tus inversiones, si te es posible, sigue con estas aunque sea en menor proporción. Eso sí, hay que estar alerta al comportamiento de los mercados.

Un seguro siempre será un alivio

Si antes de ver mermados tus ingresos tenías un seguro, este no es un gasto que debas dejar de hacer. Sigue pagando tu póliza, ya que es una herramienta que puede sacarte de apuros ante una emergencia sin ver afectado de forma importante tu bolsillo, y más en estos momentos.

Si no lo tenías, quizás ahorita sea muy difícil contratar alguna póliza. Mantenlo en el radar en la medida de lo posible, pensando que en adelante puede sacarte de un apuro importante.

Recuerda que puedes consultar más notas como esta en nuestro blog. Tales como “Cuida y mejora tus finanzas en esta cuarentena”, donde podrás conocer más a detalle cómo replantear tus finanzas para sobrellevar tiempos difíciles.