Disciplina al invertir: clave para alcanzar tus metas

disciplina para invertir

A lo largo de la vida, el ser humano requiere mucho esfuerzo para después de todo lo sorteado, alcanzar grandes metas. La disciplina al invertir se vuelve fundamental para superar las adversidades, en momentos decisivos de nuestra vida. 

Algo que tienen todas las personas que logran el éxito es la disciplina, lo vemos desde niños cuando tenemos que cumplir con reglas establecidas por los padres. Después, en la escuela cuando la constancia y esfuerzo nos ayudan a lograr avances académicos y finalmente, en el aspecto laboral o familiar cuando queremos lograr grandes objetivos. 

Pero la disciplina también puede aplicarse a cualquier tipo de actividades, como la práctica de cualquier deporte. Si quiero ser el mejor atleta, debo dar el máximo, practicar constantemente y sacrificar otras cosas para conseguirlo.

Es exactamente lo mismo en las finanzas personales, nuestros presupuestos se basan en objetivos y desafíos, lo que necesitamos para vivir y lo que queremos para vivir mejor. Para poder hacer frente a ellos es necesario tener un plan fácil de seguir.

Trasladarlo al tema financiero

En el tema financiero y en específico al momento de invertir, no tiene por qué ser diferente. Se requiere paciencia, constancia y disciplina para alcanzar las metas propuestas y con ello lograr el éxito con cada vez mejores rendimientos.

“No tenemos que ser más inteligentes que el resto, tenemos que ser más disciplinados que el resto”. Esta frase se le atribuye a Warren Buffet, uno de los empresarios más grandes y exitosos de Estados Unidos, y que seguramente la ha aplicado a lo largo de su vida para llegar a donde está. Sin disciplina, será muy difícil lograr las metas.

Es así que, en primer lugar se debe tener un plan bien analizado y trazado sobre en qué se quiere invertir. Elegido este, hay que delinear una estrategia, de preferencia con la ayuda de algún especialista, y ser constante para cumplirla sin salirse antes de tiempo, es decir, disciplina.

En el mundo de las inversiones, sobre todo en las que se buscan mejores rendimientos, la situación puede resultar volátil y cambiante. En este escenario existen más riesgos y el escenario cambia prácticamente día a día. Por lo tanto, puede ser que si la estamos pasando mal, nos desmotive y haga romper la estrategia planeada. Para ello, parte de esa disciplina es estar preparado mentalmente para saber que, como puede haber momentos buenos, también puede haberlos malos. Lo importante es resistir lo más que se pueda, hasta llegar a la meta.

No salirse de la ruta

Así, si se tiene una meta de inversión cada cierta periodicidad y en determinados instrumentos, lo ideal es no salirse de la ruta; enfrentar los obstáculos que se presenten; aguantar lo más que se pueda y tirar para adelante.

Planeación, estrategia, constancia, paciencia y preparación mental para los vientos malos y vientos buenos, son la clave de una buena disciplina en el inversionista. Hay que saber antes que nada, que este mercado es de vaivenes, y lo importante es la disciplina para alcanzar el objetivo. 

Así como el atleta que se levantaba todos los días con los primeros rayos del sol, que dedicaba horas al entrenamiento; que se levantaba y se volvía a caer; que avanzaba y no ganaba, pero que al final, después de tanto esfuerzo logró la medalla de oro. Así, un buen inversionista debe llevar en su espalda la misma disciplina para finalmente ganar.

Los fondos de capital privado alientan tu disciplina

Para ejercitar tu disciplina al invertir, una recomendación sería buscar opciones que ofrezcan buenos rendimientos de forma estable.  Wortev Capital es una aceleradora y fondo de capital privado que ayuda a impulsar pequeñas empresas, pymes y startups a través del apoyo de inversionistas.

De forma sostenida y a largo plazo, puedes hacer crecer tu dinero hasta un 24% anual,  donde recibes un depósito mensual en tu cuenta equivalente al 2% de tu inversión. De esta forma podrás ejercitar la paciencia y disciplina, como un primer paso que te lleve a invertir en otro tipo de instrumentos y momentos.