La economía espacial ha dado pasos agigantados tras la incursión de tecnologías como la inteligencia artificial, el internet de las cosas y el big data. Mismas que impulsan su avance y atractivo para capitales e inversionistas a nivel global. 

El uso de tecnologías disruptivas en la exploración espacial está tocando nuevos horizontes. A principios de este año, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (Nasa) cautivó al mundo cuando por primera vez en la historia llegó a Marte. 

Este hito histórico es un ejemplo de cómo el uso de las tecnologías disruptivas colocan a la economía espacial y aeroespacial como mercados potenciales en los próximos años.  

La economía espacial con fines de investigación y exploración está valorada en 423.8 mil millones de dólares, según cifras de Statista.  Este crecimiento atrae mayor interés de inversionistas por la innovación y tecnologías espaciales.  

Exploración espacial, una oportunidad de valor

Las inversiones espaciales se concentran en generar infraestructura.  Adam Jonas, analista de renta variable de Morgan Stanley, firma global de servicios financieros, estima que la demanda por banda ancha satelital es una área de oportunidad de inversión.  

El lanzamiento de satélites representará el 50% del crecimiento de la economía espacial a nivel global y generaría más de mil millones de dólares en 2040, según cifras de la institución financiera.

En la opinión del especialista, la producción en masa de satélites, los cohetes reutilizables y los avances tecnológicos potencializará el dinamismo de esta industria.  

Dentro del desarrollo de la economía espacial destaca la infraestructura orbital. Segunda aplicación más grande del sector y sumó 4,400 millones de dólares en el último año, de acuerdo con el informe La economía espacial 2020 de Euroconsult

Espacio, en la mira de inversionistas

El transporte es una de las principales ramas en esta industria en las que se enfocarán las inversiones. Hacia el 2029 este tipo de inversión puede alcanzar los 14,200 millones de dólares.

El estudio de Euroconsult prevé que aumente hasta los 30.000 millones de dólares, impulsada por la exploración lunar, el transporte y la infraestructura orbital. 

Este interés por la economía espacial también está aterrizando a los mercados bursátiles. Un ejemplo son los ETFs que se utilizan como referencia para invertir en proyectos de esta industria. 

Incluso, existen fondos de inversión especializados como Space Angels, creado en 2007, compuesto por 53 inversiones en empresas especializadas en la aplicación del GPS, inteligencia geoespacial y telecomunicaciones.  

Las inversiones en la economía espacial dejaron de ser una tendencia futurista para convertirse en una de las apuestas más prometedoras para invertir en el mediano plazo.  

El avance en las innovaciones tecnologías y nichos de esta industria aumentará el interés tanto de inversionistas sofisticados como aquellos con menor experiencia.  

Si quieres conocer más industrias con potencial para invertir puedes leer: 5 Industrias que están cambiando gracias al Blockchain.