Los edificios inteligentes y sostenibles son una inversión que atraerá beneficios para todos. Hacia el 2050 se espera que alrededor del 68% de la población mundial viva en áreas urbanas lo que agiliza la construcción de urbes seguras y sostenibles.

El informe Un marco para el futuro de los bienes raíces del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) precisa que los edificios sostenibles son una de las transformación obligada para lograr ciudades inteligentes y sostenibles. Cifras del estudio indican que son los principales emisores globales de gases de efecto invernadero y gastan alrededor del 50% de la energía mundial.

La sostenibilidad en las ciudades tiene un amplio significado no sólo para disminuir la huella de carbono, también como una cuestión de bienestar, comunidad e inclusión. Situación que abre paso a un futuro en la industria de la construcción y bienes raíces.

La inversión en sustentabilidad garantiza un futuro de bienestar tomando en cuentas que alrededor del 90% de las personas pasan gran parte de sus tiempo en un edificio. De ahí la relevancia de invertir en edificios inteligentes y sostenibles.

Tecnología e infraestructura inteligente

El análisis del organismo internacional precisa que la infraestructura de las ciudades inteligentes debe ser resiliente y capaz de adaptarse a cualquier imprevisto natural y desastre provocado por el hombre; por ejemplo, crisis climáticas, financieras y de salud.

Para caminar hacia ese objetivo es imprescindible adaptar los patrones de trabajo y vida a lo largo de todo su ciclo de vida. Una manera de lograr ese objetivo es con la digitalización e innovación.

La tecnología es uno de los componentes más importantes para invertir en el futuro de las ciudades e infraestructura inteligente. Con la incursión de estas nuevas tecnologías se puede implementar un sistema interconectado de edificios inteligentes que garanticen la seguridad y funcionalidad.

También esta infraestructura debe ser resiliente y mitigar los efectos de cualquier crisis sin perturbar la identidad cultural de las comunidades. Para lograrlo será clave que el acceso a un espacio de calidad para vivir y hacer negocios sea sencilla y alcanzable para todos. Esta característica implica que los habitantes de un área urbanizada tengan acceso financiero y espacios de salud, ubicación y servicios básicos.

Invertir en sustentabilidad

La inversión en las ciudades inteligentes y bienes raíces requiere un equilibrio entre la transformación digital, la sostenibilidad y la resiliencia de la infraestructura para generar las áreas urbanas que necesitamos para el futuro. Esta industria podría tener un crecimiento estimado de 18% anual en los próximos 5 años, de acuerdo con el informe Orbis Research en 2020.

Además, la firma internacional precisa que el mercado de las ciudades inteligentes tiene el potencial de impulsar la tecnología verde, mismo que puede alcanzar un valor de 1,800 mil millones de dólares para el 2025.

Sin duda, la rápida urbanización obliga a la construcción de infraestructura, movilidad y espacios sustentables en los siguientes años. Situación que está posicionando este tipo de proyectos sustentables como los más buscados por parte de los inversionistas para obtener mejores rendimientos e invertir en el futuro.

Si eres un inversionista en busca de alternativas atractivas, te puede interesar: ¿Qué es un fondo de capital emprendedor?