Las pequeñas y medianas empresas buscan crecer y expandir su negocio pese a un entorno de incertidumbre. Para hacerlo, encuentran estrategias tales como fusiones y adquisiciones, o bien, inversiones en capital privado, pero ¿cuál es la mejor opción?

Las fusiones y adquisiciones son estrategias a las que las empresas recurren como alternativa para formalizar alianzas e, incluso, acceder a nuevos mercados, de acuerdo con EAE Business School. Aunque hay diferencias entre ambas. 

¿Qué son las operaciones M&A?

En primer lugar, una fusión se da entre dos empresas de tamaño similar con la intención de crear una tercera totalmente diferente con el capital y recursos de las dos entidades originales. Frecuentemente, las organizaciones que optan por esta estrategia para ganar una posición en el mercado y reducir costos.  

Una de las fusiones más reconocidas en los últimos años es la que sucedió en 2015 entre Pfizer y Allergan. Operación que fue valuada por 150,500 millones de euros y permitió la creación de una de las farmacéuticas más grandes de la industria. Actualmente una de las responsables de la fabricación y distribución de la vacuna contra el Covid-19. 

Del otro lado, la adquisición se lleva a cabo mediante un acuerdo en el cual una empresa adquiere parcialmente o en su totalidad a otra

La adquisición no es otra cosa que una compra-venta de una pyme, destaca OBS Business School  en su portal.  En los últimos años se han desarrollado dos métodos adicionales: 

  1. Apalancamiento financiero: se refiere cuando una empresa no puede asumir por sí sola los costos de un proyecto y la segunda organización se convierte en una alternativa de financiamiento. 
  2. Oferta de adquisición de acciones: se establece cuando una empresa compra parte o todas las acciones de la compañía. En el acuerdo se debe establecer elementos claves de la empresa que fue comprada como el futuro de los trabajadores.  

También puedes leer: Invierte en fondos de capital privado en este 2021

Factores que impulsan las fusiones y adquisiciones

En la actualidad, las empresas de cualquier tamaño enfrentan problemas de liquidez que, durante la pandemia aumentaron. Situación que aumento el interés de las pymes por las operaciones M&A para encontrar un balance financiero y consolidarse dentro de su industria.  

Este tipo de operaciones en el último año sumó 2, 172 mil millones de dólares por fusiones y adquisiciones durante el año de la pandemia, un 20.7% menor al 2019, de acuerdo con el informe Global M&A 2020 de S&P. 

La disminución fue consecuencia de los impactos económicos en las organizaciones tras la contingencia sanitaria con el distanciamiento social y la restricción de la movilidad.  

En el informe, la firma internacional S&P detalla que las operaciones M&A pueden ser una alternativa para algunas empresas para mantenerse en el mercado.

Si bien estas operaciones pueden ser una alternativa, hay que evaluar la situación de cada empresa antes de tomar alguna de estas opciones como inversionista. No obstante, existe una tercera alternativa para inyectar capital en una empresa a través del capital privado. 

Inversión de riesgo y no operaciones M&A 

Scott Lenet, cofundador de la firma de capital de riesgo DFJ Frontier, considera que una inversión de capital privado tiene más sentido que una fusión o una adquisición. 

Para el experto, las fusiones y adquisiciones es la zona de confort para las compañías.  En su experiencia, altos ejecutivos tienen la creencia de que resulta más sencillo adquirir nuevas empresas y omitir el proceso que conlleva una inversión de capital de privado. 

No obstante, con las fusiones y adquisiciones se pierde la personalidad jurídica de una de las dos empresas.

Lenet explica que una empresa nueva no debería optar por estas estrategias si las partes interesadas no cuentan con las bases para “sobrevivir sin el fundador al frente”.

Por ejemplo, en una propuesta de fusión, ninguna de las dos partes debería combinarse si una de las dos partes no ha consolidado su modelo de negocio para sobrevivir. 

Desde su perspectiva, las empresas deben desarrollar su negocio para levantar capital privado y no optar por fusiones y adquisiciones, por las siguientes razones:

La corporación no está lista: en el caso de pymes más pequeñas, a menudo no está claro si vale la pena su adquisición.

La pequeña empresa no está lista: aún el emprendimiento esta en una etapa temprana lo que hace insuficiente valuarla. En este caso, para los inversionistas de capital privado necesitan que la empresa valga más en el futuro.

Ninguna de las partes está lista : el emprendimiento o pequeña empresa es demasiado pequeña. El emprendedor debe construir el negocio hasta que esté realmente listo para escalar 

Con las inversiones de capital privado, una pequeña empresa encuentra una alternativa para expandir su negocio y escalar hacia el siguiente nivel.

Si quieres conocer cómo funciona un fondo de capital privado, acércate a Wortev Capital, cuyo objetivo es generar un ecosistema para inversionistas y emprendedores que impacten positivamente a todos.