En los últimos meses una de las principales apuestas para los inversionistas es invertir en empresas con potencial de crecimiento que a cambio de mejores rendimientos. Hay varias opciones como invertir en acciones que cotizan en la bolsa, o bien, en venture capital. Entonces, ¿hay una diferencia?

En ambos casos las empresas acuden a este tipo de inversión para obtener capital para continuar operando e impulsar su crecimiento. Aunque hay diferencias marcadas entre ambos: por ejemplo, para adquirir acciones tienes que estar registrado en la bolsa de valores.

En el país está la Bolsa Mexicana de Valores y la Bolsa de Valores Institucional (BIVA) son el vehículo para acceder a este tipo de instrumentos de inversión de renta variable como una alternativa para obtener rendimientos.

Por su parte, para invertir en Venture Capital hay instituciones especializadas en este tipo de fondos. A través de esta figura, el inversionista tiene acceso a empresas con alto potencial de crecimiento.

Uno de ellos es Wortev Capital, un fondo cuyo objetivo es impulsar el crecimiento de pymes y ecosistema emprendedor.

¿Cómo invertir en acciones?

En el primer caso, para invertir en acciones, el proceso comienza cuando un inversionista está interesado en comprar o vender algún valor listado en el mercado de valores.

Para comprar acciones, el inversionista debe hacerlo a través de un intermediario bursátil, por ejemplo una casa de bolsa u otra institución responsable de supervisar la operación.

Cuando hay  órdenes de compra y venta deben ser transmitidas de la casa de bolsa al mercado bursátil a través del Sistema Electrónico de Negociación, Transacción, Registro y Asignación (BMV-SENTRA) donde esperarán encontrar una oferta para concretar la operación, de acuerdo con el portal de la Bolsa Mexicana de Valores.

¿Qué pasa con Venture Capital?

La inversión en Venture Capital o capital privado es un esquema de inversión que se conforma por un grupo de inversionistas que adquieren una participación o inyectan capital en una empresa privada a cambio de rendimientos.

Estas empresas no cotizan en la bolsa de valores tal como sucede con la inversión en acciones. Desde la percepción de la empresa, con este tipo de inversión obtienen el capital para llevar a cabo sus proyectos y la guía de expertos para garantizar su plan de crecimiento.

Con este tipo de fondo, el inversionista apuesta en el potencial de desarrollo de una empresas innovadora. Así con Venture Capital está estructurado para impulsar el desarrollo y crecer una empresa y obtener ganancias de esa inversión. Es un ganar-ganar.

¿Qué los distingue?

Si bien en ambos casos accedes a inversiones en empresas mexicanas con un atractivo y potencial de crecimiento que a su vez generará mejores rendimientos al inversionista, hay diferencias considerables.

Al invertir en acciones, el inversionista tiene derechos y obligaciones sobre la empresa. Uno de ellos es recibir dividendos.  En cuanto a Venture Capital  financiar a las empresas en diferentes etapas de la misma.

Con respecto a la rentabilidad, en los últimos años, los fondos de capital privado registran ganancias de doble dígito; por ejemplo, en los Estados Unidos se ubicaron en 10% anual.

Mientras tanto, al invertir en acciones, el rendimientos dependerá de la empresa y el mercado bursátil; por ejemplo, si bien una acción de Telsa ofrece buenos rendimientos (7% en el segundo trimestre del 2020), el costo para adquirir un activo es alto debido a la alta demanda.

Si optas por invertir en acciones sólo accederás a empresas que estén listadas en la bolsa de valores; en cuanto al fondo de capital privado, encontrarás empresas de sectores innovadores que no encontrarás en los mercados públicos.

No es lo mismo invertir en una acción a través de la bolsa de valores que inyectar capital a una empresa con alto potencial en un fondo de capital privado. 

Si estás considerando alguna de esas dos opciones y quieres aprender  más sobre cómo invertir y tener tu estrategia, checa nuestro blog: 5 Claves de una estrategia de inversión exitosa.