Libertad financiera: cómo alcanzarla este año 2019

libertad financiera 2019 wortev capital

Un paso más hacia la libertad financiera

En 2018, no solamente subió el costo de vida, sino que muchas personas batallaron con el aumento de su deudas y con su capacidad de llegar a fin de mes. Si tú estás dentro del grupo que se enfrentó a un 2018 duro en cuestión de finanzas, permítenos decirte que el 2019 representa una gran oportunidad para que logres libertad financiera.

Es muy importante que, con el actual clima económico, las personas se vuelvan más realistas en cuanto a sus finanzas y manejen sus deudas de manera más eficiente. A continuación, te damos algunos consejos de cómo acabar con los malos hábitos de gasto y cómo alcanzar la libertad financiera.

La mejor persona para cuidar de tu dinero eres tú. Esta es una realidad, pues tú tienes las mejores intenciones para ti mismo. Es decir, después de todo, no vas a comprar algo que no necesitas solamente porque recibiste un aumento de sueldo.

El mundo financiero puede parecer difícil y entenderlo te va a requerir algo de concentración y esfuerzo. Sin embargo, no quiere decir que sea complicado. Estamos seguros de que lo harás bien y además aprenderás a disfrutarlo. Con un poco de sentido común, la habilidad de ver a futuro y una actitud receptiva, la libertad financiera puede ser algo que logres sin problemas.

Maneja tu dinero de una forma inteligente

Trazar un presupuesto es siempre una gran idea. Esto te ayudará a sentirte más en control, pues el saber a dónde irá a parar tu dinero mes con mes te hará reconocer tu estado financiero real.

Al organizar tu presupuesto te sugerimos enlistar todos tus gastos fijos mensuales. Si no estás tan seguro de a dónde se va tu dinero, comienza por tener un diario de gastos, aunque sea por algunos meses, y toma nota de todo lo que gastes, por mínimo que sea. Inclusive puede que hasta encuentres gastos que son inútiles, como la suscripción a una revista o la mensualidad de un gimnasio al que ni siquiera vas. Al final podrás tener una idea muy clara en qué es lo que se va el dinero. ¡Seguro te sorprenderás!

Una vez que te des cuenta de aquellas cosas en las que podrías estar gastando menos, comienza a recortarlas. Los ajustes más pequeños pueden lograr grandes diferencias a largo plazo. Además, ese dinero que te comenzará a sobrar podrás destinarlo a saldar tus deudas, para tu retiro o incluso para comprar una propiedad.

Es recomendable que recuerdes los errores que cometiste el año pasado y no te castigues por ellos. Por ejemplo, si en el 2018 gastaste mucho en tarjetas de crédito, es importante que lo reconozcas y lo cambies definitivamente. Sin embargo, la idea de no tener una tarjeta de crédito no es algo que debas hacer como una medida de ahorro. Tener crédito en un banco aumenta tu historial crediticio siempre y cuando hagas buen uso de él.

¿Por qué los ricos son cada vez más ricos?

Esta pregunta seguramente te la has hecho muchas veces, y la respuesta se debe a los procesos de retorno de inversiones. Este es el proceso en el cual un dinero ganado a partir de una inversión se va acumulando sobre si mismo a través de largos periodos de tiempo. El ir recibiendo un retorno cada vez más alto puede crear una gran diferencia en cuestiones de dinero.

Un ejemplo muy claro es el siguiente. Ganas intereses sobre tu dinero y el año siguiente cobrarás intereses sobre los intereses generados. Al siguiente, recbirás intereses sobre los intereses de los intereses, y así sucesivamente.

La tarifa de retorno determina qué tan rapido y cuánto crecerá tu dinero. Entre más alta sea la tarifa, más y más rápido crecerá tu dinero. Una buena estrategia de inversión puede otorgarte mejores retornos si es que puedes destinarle una cantidad fija cada mes.

Otra cosa que debes de considerar es que el tiempo es clave. Entre más pronto comiences a invertir, mejor. Sin embargo, tampoco es bueno que pienses que si ya no lo hiciste de joven, ya no tiene sentido. Nada puede estar mas alejado de la verdad. Sin duda es mucho mejor comenzar a una edad temprana, pero las personas comienzan a invertir en años posteriores también ven ganancias. ¡Así que no pierdas más el tiempo y asesórate!

Ahora, ¿cuánto debes de invertir? La respuesta es sencilla: entre más, mejor. Sin embargo, no te sientas mal si no puedes poner tanto, las pequeñas cantidades también pueden convertirse en grandes sumas de dinero.

Toma el control de tu dinero

Tomar el control de tu dinero quiere decir que gastarás menos de lo que ganas y usarás lo que resta para ahorrar o invertir. Si ya haces esto, seguramente estarás entre las personas con libertad financiera  muy pronto. Si no lo estas haciendo todavía, hay dos opciones: incrementar tus ingresos o reducir tus gastos.

Algunos métodos son muy sencillos como cambiar de plan de celular o provedor, así como simplemente comprar menos cafés de cafetería. Otros son un poco más complicados como obtener un empleo extra o recortar gastos que eran importantes para ti. Por ejemplo, tomar una semana de vacaciones en lugar de dos.

Trazar un presupuesto es la llave para tener un balance económico saludable y no tiene porque causar temor. Como ya te lo explicamos, debes hacer una lista de tus gastos fijos. Una vez que tengas esta importante información, es momento de comenzar a recortar.

En muchas ocasiones ni siquiera es necesario que termines con las cosas que disfrutas, sino que consigas mejores precios. Sin embargo, si te percatas de que estás gastando mucho más de lo que ganas, será necesario tomar decisiones mucho más drásticas.

¡Recorta, recorta!

Comienza ya a recortar todos tus gastos mes con mes. Dale prioridad a aquellos que pagas con regularidad. Un ejemplo es el servicio telefónico. Dedícale tiempo a buscar un provedor que pueda darte el mismo servicio por menos dinero. ¡Seguro lo encuentras! En muchas ocasiones, la comidad nos impide ahorrar en temas como este. Lo mismo puedes hacer con tu hipoteca, tu cuenta de ahorros y el seguro para tu auto. Investiga cada uno de estos servicios y encuentra las mejores opciones.

Otra manera muy inteligente de manejar tus finanzas es la de contar siempre con una tarjeta de débito en lugar de una de crédito para gastos diarios. Estas en tu derecho de manejar tu dinero como mejor te convenga para así lograr la libertad financiera que te permita darte la vida que siempre has querido.

Y, si eres de las personas que gustan de comprarse una que otra cosa de vez en cuando, no tomes decisiones apresuradas. Si encuentras algo que quieras comprar, búscalo en diferentes lugares y observa las variaciones de los precios. No estás obligado a comprar en el primer lugar donde lo encuentres. Lo mismo es recomendable hacer con boletos de avión, entradas a espectáculos, tarifas de hotel, etc.

Crea un fondo de emergencia

Una vez que comiences a ahorrar cada mes, ten en mente un fondo de emergencia para que puedas hacerle frente a una crisis financiera. Las opciones de cuánto invertirle al fondo son varias. Lo más aconsejable es que le destines por lo menos tres meses de gastos. Aunque tal vez pienses que necesites más si es que la industria en la que trabajas no ofrece tantas vacantes. Una vez que tienes esto en orden, busca donde puedes ir ahorrando más para hacer crecer ese dinero.

Rentar o comprar una casa, he ahí el dilema

Para generar una ganancia, la mayor parte de los arrendadores cobran más de renta que lo que costaría financiar la compra de una casa. Por lo tanto, para alcanzar la libertad financiera tiene más sentido tener un hogar propio. Sin embargo, tampoco es cierto que rentar sea dinero perdido. En muchas ocasiones, alquilar una casa es la mejor opción.

En el actual clima económico, la compra de un inmueble es un gasto muy serio y fuerte. Por lo tanto, la gente pide préstamos hipotecarios para hacerlo. Es muy importante que revises muy bien las opciones que tienes a tu alcance. Y, una vez tomada una decisión, revises muy bien los contratos, pues puedes meterte en un problema de deuda del que no puedas salir.

Termina con tus deudas

Desafortunadamente, nos hemos acostumbrado a vivir con deudas. Mientras que una inversión puede ser algo muy bueno para ti, pedir dinero prestado puede convertirse en una verdadera pesadilla.

Antes de que construyas tu fondo de emergencia o veas en qué puedes invertir, asegúrate de que tus deudas sean mínimas. Si no lo haces, terminarás pagando más en intereses que lo que ahorras o inviertes.

Así como te recomendamos hacer una lista de lo que ganas y gastas, también te recomendamos hacer una lista de tus deudas. Incluye los detalles de cuánto es lo que todavía debes, cuánto debes pagar cada mes y cuánto es el interés que te cobran. Esto te dará una idea muy precisa de cuáles son las deudas que debes priorizar. Tienes que asegurarte que todos los meses puedes pagar el total mensual para no generar cargos extras.

Ante deudas muy grandes, lo mejor tal vez sea hablar con las personas involucradas para poder llegar a un arreglo accesible de pagos. En casos extremos, declararte en bancarrota puede ser tu mejor opción. Mucha gente lo ha hecho y sus finanzas se han restablecido.

Cómo lidiar con los bancos

Los bancos y otras entidades financieras aparecen siempre como algo a lo que hay que temer. Sin duda muchos de ellos han buscando beneficiarse a si mismos antes que a las personas. Por lo tanto, lo mejor es no bajar la guardia. Sin embargo, entender un poco mejor el cómo funciona la industria financiera ayuda mucho.

Muchos productos financieros o bancarios tienen letras chicas. Pueden penalizarte por sacar dinero antes de tiempo de un fondo de ahorro o si pagas antes un préstamo. Busca un servicio que se adapte a tus necesidades.

Por otra parte, a los bancos no les gusta admitirlo, pero casi siempre hay muy poca diferencia entre lo que ofrecen. Así que no te creas el cuento de que ellos son los mejores. Los bancos ofrecen casi siempre supuestas mejores opciones a los clientes nuevos. Así que está atento a esto pues lo que te puede parecer atractivo en su momento, tal vez no lo sea a la larga. Analiza las opciones y realmente compara.

Otro consejo importantísimo que te damos es que ignores por completo todo lo que te digan que viene gratis o que sientas que es demasiado bueno para ser verdad. En la mayor parte de los casos es publicidad engañosa. A los bancos y entes financieros les fascina usar palabras rimbombantes que no son necesarias. Si no entiendes cómo funciona un producto, es mejor que te alejes. No tengas miedo de preguntar y si quien te atiende no te puede dar una respuesta que te satisfaga, no te conformes.

Si un banco pretende venderte una combinación de productos, lo más seguro es que termines perdiendo dinero. Nunca vas a  hacer uso de todo lo que te otorgan. Lo sencillo es mejor. Piensa en que el personal de ventas se lleva una comisión si te logran convencer de comprar. No tengas miedo de preguntar qué es lo que ellos ganan promocionando esa venta. 

Aplicaciones de finanzas

A continuación te damos una lista de apps que pueden ayudarte a alcanzar la libertad financiera.

  • Spending Tracker: Esta app te permite tener un registro de lo que gastas para que puedas ajustarte a tu presupuesto y por lo tanto ahorrar más dinero.
  • MyFinancialLife:  Una herramienta personal segura que no solo te permite registrar tus hábitos monetarios sino que te ayuda a ahorrar para un objetivo particular. Tiene un calendario en el que podrás anotar tus gastos y añadir recordatorios de pagos.