4 de febrero de 2021

Uno de los motores de crecimiento para la economía mexicana son las pequeñas y medianas empresas. En los últimos meses, la disminución de capital y la falta de inversión son de los principales factores que ponen en aprietos su expansión y crecimiento.

Uno de los retos en este año es impulsar las inversiones en pymes y emprendimientos para elevar su esperanza de vida y, a su vez, generar mayor valor en la economía del país.

Con los efectos de la pandemia, el 86.6% de las pymes se han visto afectadas en su desarrollo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. La coyuntura generó una menor liquidez y demanda. Situación que obligó al 51.2% de las pequeñas empresas a disminuir sus operaciones en los últimos meses.

Tipos de inversión para las pequeñas empresas

La falta de inversión para las pymes ha dificultado que puedan continuar con sus proyectos. Un problema que impacta a la economía en general, pues las pymes generan el 61% de los puestos de trabajo en América Latina según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
“Una nueva dinámica de desarrollo que permita un crecimiento económico más rápido y continuo para las pymes”, precisa la organización en su análisis. Para obtener recursos que les permitan seguir operando, las pymes han recurrido a sus proveedores como alternativa para obtener los recursos e insumos para continuar a flote.

Programas gubernamentales

También otro tipo de inversión a la que pueden acceder son los fondos y programas de financiamiento que ofrecen entidades gubernamentales y bancos internacionales. Un ejemplo es el fondo de inversión para las pequeñas empresas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que tiene como objetivo impulsar la participación de pequeños empresarios en economías locales.

Con este mecanismo, las pequeñas empresas acceden a capital a través de ONGs, instituciones locales y fondos de inversión dirigidos a este tipo de proyectos y emprendimientos. En México existen herramientas como el Programa Nacional de Financiamiento al microempresario y el Fondo Nacional del Emprendedor que enfocan sus recursos para incentivar el desarrollo de las pymes.

Banca tradicional

También existen opciones tradicionales como las que  ofrece la banca para las pymes. Aunque en este punto, éstas deben cumplir ciertos requisitos que no todas las empresas pueden cumplir.
De acuerdo con el Instituto Iberoamericano del Mercado de Valores (IIMV) el 40% de las pymes logran acceder a este tipo de financiamientos. Situación que abre el camino a nuevas alternativas de inversión tales como el mercado bursátil, las Fintech y los fondos de capital privado o Venture Capital.

Fintech, acciones y Venture Capital

Con las innovaciones tecnológicas en los servicios financieros se han originado nuevas alternativas de financiamiento como el crowdfunding o las Fintech que ofrecen recursos a las pymes para su desarrollo.

También existe la posibilidad de obtener inversión a través del mercado de valores mediante acciones de las empresas. Para ello, las pequeñas pymes deben cumplir con lineamientos para ingresar a este mercado como su institucionalización.

Adicionalmente, la inversión de pymes a través de Venture Capital se trata de un modelo que usan los inversionistas para inyectar capital en compañías con alto potencial de desarrollo. En este último tipo de inversión se cuenta con la participación de inversionistas a través de fondos de capital privado destinado a esas pequeñas empresas y emprendimientos a cambio de altos rendimientos.

Razones por las que debes invertir

Sin duda, una de las razones por las que hay que impulsar las inversiones en las pymes es el valor que representa para el país. Como generadoras de empleo y su impulso en la actividad económica. También como inversionista privado puedes encontrar ventajas en inyectar tu capital en pymes y emprendimientos:
  • Retorno de inversión: inyectar capital en las pymes en una etapa de expansión puede atraer mejores rendimientos a plazos largos. La necesidad de las pymes de obtener capital para crecer se traduce en ganancias para el inversionista.
  • Mayor oportunidad de crecer: pensemos en que todas las grandes compañías alguna vez empezaron como una pyme. Cuando inviertes en una pequeña empresa puede aportar capital y asesoría. En ese proceso de crecimiento puedes obtener rendimientos altos.
  • Potencial innovador: al encontrarse en una etapa crucial para acelerar su desarrollo. Con la inversión se busca consolidar su negocio lo que facilita la innovación en sus procesos para alcanzar sus metas.
Ahora que conoces por qué que invertir en las pequeñas empresas, puedes seguir nuestro Webinar: