¿Por qué invertir a largo plazo?

invertir a largo plazo

Invertir a largo plazo se refiere a todas aquellas inversiones que tienen una duración superior a 12 y 18 meses, asimismo significa una excelente opción para quien no tienen mucho tiempo disponible y un perfil de inversión de bajo riesgo.

Si tienes entre 25 y 35 años estás en el mejor momento para empezar una inversión de largo plazo, porque estás en la etapa de siembra para cosechar el rendimiento que buscas al cabo de 10, 20 o 30 años. Si te organizas y planificas, para ser constante en el dinero que vas a invertir, al cabo del tiempo, multiplicarás enormemente tu capital.

Invertir a largo plazo permite obtener muchas ventajas, lo importante es estudiar todas las opciones y hacerlo de forma más analítica y calmada. Algunos beneficios concretos son:

  1. Resultan tener un mejor rendimiento anual.
  2. El pago por comisiones se reduce, por lo que la rentabilidad se ve menos limitada.
  3. A pesar de ser consideradas inversiones de capital de riesgo (Venture Capital), no suelen verse afectadas por la volatilidad de los mercados y los cambios en bolsa.
  4. Esta alternativa de inversión resulta sencilla para quienes no cuentan con tiempo o la facilidad para estar pendiente de los cambios debido a que por su naturaleza, son inversiones menos recurrentes. No es necesario monitorearlas diariamente.
  5. Ofrecen la posibilidad de invertir la renta generada. Lo que permite aprovechar al máximo lo invertido.

Opciones de inversión

Entre las opciones que existen para invertir a largo plazo se encuentran los siguientes.

  1. Fondos de capital privado. Son un vehículo de inversión administrado por un equipo profesional, cuyo objetivo principal es proveer un retorno a mediano o largo plazo a sus inversionistas, a través de inversiones de capital en empresas con un alto potencial de crecimiento.
  2. Mercado de valores. La bolsa de valores funciona como un gran mercado donde se compran y venden acciones basados en las leyes de libre mercado: oferta y demanda. Puedes escoger entre capitales o acciones de empresas; divisas, materias primas, criptomonedas, oro y otros minerales, y contratos futuros.
  3. Bienes raíces. Puedes comprar inmuebles y arrendarlos, pueden ser vivienda, locales comerciales, acciones de club, condominio de todo tipo, oficinas, entre otros. Debes considerar que quizás requieran de gastos adicionales de remodelación y desastres naturales.

Un ejemplo de fondos de capital privado es WORTEV CAPITAL que ofrece rendimientos de 24% anuales al invertir en el portafolio de sus empresas. Este modelo disminuye el riesgo gracias al programa de aceleración que implementa en las empresas y brinda excelentes beneficios a los inversionistas.

Aquí un ejemplo concreto, si optas por invertir 100,000 pesos, tu rendimiento bruto mensual, de 2%, representaría al final del año 24,000 pesos. En cinco años, tu ganancia sería de 120,000 pesos; y en 10 años, tu rendimiento se habrá disparado hasta los 240,000 pesos. Al terminar el plazo elegido puedes recoger tu capital o reinvertir tus rendimientos mes a mes para sumarlo a tu inversión y continuar creciendo tu dinero. 

Revisa cuánto puede crecer tu dinero con nuestra calculadora.