8 de marzo de 2021

La presencia de mujeres en puestos estratégicos ha sido baja históricamente, por ello, para las instituciones financieras internacionales la equidad de género puede ser una inversión rentable. 

El informe sobre la gestión empresarial de las mujeres de la Organización Internacional del Trabajo (OTI) detalla que la diversidad de género es uno de los retos a nivel global.

Según cifras del estudio de la OTI, de 70 países consultados, el 57% de los consultados admitieron que cuentan con iniciativas a favor de la diversidad de género en sus operaciones. 

No obstante, faltan más oportunidades para que cada vez más mujeres se desenvuelvan en puestos estratégicos.

Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco BASE en entrevista consideró que una de las limitantes es la menor disponibilidad de tiempo y la falta de una red de apoyo para las mujeres. 

“Todavía existe una cultura en la que la mujer debe ser para el hogar y el hombre para el trabajo. Otra es la falta de redes de apoyo para que una mujer pueda salir a trabajar”, explica. 

Por otro lado, esa tendencia podría comenzar a cambiar. Según un análisis del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) explica que invertir en la igualdad de género es una constante en todos los activos financieros. 

El estudio Inversión con un enfoque de género del BID Invest  detalla que los inversionistas optan por inyectar su capital en proyectos que impulsen la equidad.

A nivel internacional, gran parte de los portafolios incorporan inversiones en empresas dirigidas por mujeres; que promuevan la igualdad de género en el lugar de trabajo; y en el desarrollo de productos y servicios que impactan positivamente a las mujeres. 

Equidad de género en capital privado 

A nivel mundial, la menor participación femenina es una realidad en casi todas las industrias y capital privado no es excepción. De acuerdo con Morningstart tan sólo uno de cada 4 fondos es liderado por una mujer a nivel global. 

La realidad es que la inclusión de mujeres es parte de las inversiones socialmente responsable y está alineado a los criterios ESG.

Según el estudio de Diversidad e Inclusión en capital privado en México (EDIC) de la Amexcap señala que 71% optan por una cultura incluyente dentro de los fondos de capital privado.

En contraste, el 28% considera que faltan medidas para elevar la participación de mujeres en el proceso de selección.

Las inversiones en equidad de género se está convirtiendo en un elemento relevante en la toma de decisiones de los inversionistas y administración de portafolios. 

Recientemente el primer fondo de capital de riesgo Amplifica Capital, logró cerrar su primera ronda de levantamiento de capital. Este vehículo, fundado por la inversionista Anna Raptis, está enfocado en apostar el desarrollo de pequeñas empresas y proyectos que generen un impacto positivo en la vida de las mujeres.

Aunque el reto hacia delante está en incentivar acciones que le permitan trabajar y desarrollarse en áreas estratégicas del ámbito financiero y económico. 

Si quieres conocer más sobre las inversiones sustentables puedes leer: Inversiones sustentables ¿por qué son cada vez más atractivas?