nodisplay

15 de abril de 2019

Hemos comentado anteriormente que realizar una inversión es una forma de hacer crecer tu ahorro. Al invertir, pones a trabajar tu dinero a tu favor y generas rendimientos mensuales o anuales sin hacer nada. Sin embargo, a mayores rendimientos mayores riesgos de perder tu dinero. Por lo tanto, es muy importante saber identificar las buenas y malas  inversiones.

Cuando uno no está familiarizado con el mundo financiero, reconocer una mala inversión puede ser complicado. Empero, hoy te daremos las herramientas para que puedas reconocerlas.

¿Qué significa malas inversiones?

Una mala inversión se puede considerar cuando el inversionista no consigue el resultado esperado o planteado. Se dice que una inversión siempre puede ser mejor porque se buscan beneficios financieros que no se tienen en el presente.

Se debe evitar a toda costa hacernos complicado el proceso de invertir, las inversiones deben comenzar de modo simple, lógicamente se irá evolucionando conforme pase el tiempo y se adquiera experiencia y conocimiento. Estas complicaciones te pueden llevar a copiar las inversiones de alguien más, y ese es un error también frecuente y que puede llevarte a hacer una mala inversión.

Para determinar una mala inversión puedes evaluar varios factores tales como, por ejemplo:

malas inversiones-WORTEVCAPITAL

WORTEV CAPITAL

¿Cómo evitar las malas inversiones?

Para evitar malas inversiones, primero debes contar con la mayor cantidad de información posible sobre el modelo o instrumento en el que vas a invertir. 

La inversión es una lucha entre la inflación quitándole poder adquisitivo a tu dinero y los vehículos de inversión dándole poder adquisitivo.

No está demás revisar información relacionada con los distintos instrumentos financieros como:

  • Capital emprendedor
  • CETES, Pagarés, 
  • Fondos de Inversión,
  • Acciones, 
  • FIBRAS, 
  • Fintech.

Estar informado sobre cada instrumento para invertir te facilitará una mejor oportunidad de obtener resultados positivos, por ello, debes tomar en cuenta:

  • Capital o monto inicial
  • Plazo de la inversión
  • Liquidez
  • Rendimiento
  • Riesgo

El conocimiento necesario sobre el tema en que piensas invertir es un elemento clave que hace que la balanza se incline a favor del éxito y no del fracaso.

También debes leer: Conceptos básicos que debes conocer para invertir tu dinero

Claves para evitar malas inversiones

Si aún no estás convencido de invertir en un fondo de capital privado por el riesgo que representa comparado con otros instrumentos financieros, antes analiza si te conviene. Este tipo de fondos por su estructura ofrecen rendimientos más altos pero con una estrategia más de largo plazo pues no se trata de empresas que cotizan en la bolsa, por lo que el período para registrar ganancias es distinto.

  • No hacer caso a rumores o información de dudosa procedencia.
  • Evitar los períodos de incertidumbre en los mercados y conocer el perfil de cada inversionista.
  • Cuidar bien la empresa o proyecto en el que se va a invertir.

Errores que cometen los inversionistas

Una vez que tienes un ahorro suficiente como para comenzar a invertir, es importante tener en cuenta esta lista la que engloba una serie de errores que son muy frecuentes en los inversionistas que no han tenido la experiencia de hacer crecer su dinero.

Cómo diferenciar entre buenas y malas inversiones

o que comúnmente recomiendan algunos especialistas en inversiones es que se debe optar por diversificar, además de pensar en los plazos de tiempo y tener una actitud positiva para no caer en rumores y generar estrés innecesario.

Podemos recurrir a algunas máximas para entender en dónde radica la diferencia entre buenas y malas inversiones. Es muy conocida la frase que no existe inversión que sea 100% segura, que podemos acompañar con la reflexión que dice que a mayor inversión, mayor riesgo. Entonces la información y el conocimiento básico sobre lo que vas a invertir te puede ayudar a no caer en una mala inversión.

Malas inversiones

Las inversiones malas son aquellas que lejos de dejarte una ganancia o cierta estabilidad, por el contrario, terminan siendo un dolor de cabeza y generalmente provocan que pierdas el dinero invertido. Incluso pueden llegar a traer problemas de otro tipo.

Comprar acciones de empresas por moda o por rumores de especialistas y gurús. Para invertir siempre se debe hacer una investigación previa, si es posible un análisis técnico además de definir una estrategia de inversión.

No tener visión a largo plazo. Con los avances tecnológicos más personas tienen la posibilidad de invertir con diferentes instrumentos, sin embargo, una mala inversión puede estar relacionada con no tener una perspectiva de largo plazo, generalmente en corto plazo es complicado obtener buenos resultados.

Gastos innecesarios y excentricidades. Podemos ubicar una excentricidad como aquella compra sobreestimada de algunos artículos. Por eso es recomendable llevar un presupuesto que pueda ayudar a mantener tus finanzas saludables.

Buenas inversiones

Invertir en acciones. En el caso de las acciones, el inversionista compra una parte de la compañía o emprendimiento, convirtiéndose en un accionista.

Fondos de inversión. En los fondos, los inversores a través de un grupo de gestores de fondos, deciden poner su dinero en acciones de compañías, bonos o materias primas.

WORTEV CAPITAL. Un fondo de capital emprendedor que ofrece un rendimiento competitivo y su tesis de inversión es clara, y las empresas en las que invierte tiene mucho potencial, además son respaldadas por su aceleradora nuclear de negocios.

Formación y capacitación. Tener una formación de buen nivel o una especialidad será una excelente inversión. Con esos conocimientos adquiridos puedes llegar a un mejor nivel profesional.

Inversión en bonos. En los bonos el inversionista da un préstamo a una organización a cambio del pago de intereses durante un periodo de tiempo establecido. La seguridad y la negociabilidad, son ventajas que ofrecen estos bonos. En cuanto a la rentabilidad, será variable acorde al tipo de inversión.

Principios para invertir tu dinero

Estos son los aspectos que te dirán si hay algo que no cuadra o si se trata de una excelente oportunidad.

Conoce tu perfil

Ya hemos hablado antes de los tipos de inversionistas: los agresivos, los pasivos, los intermedios. Para saber qué tipo de inversionista eres tú, necesitas conocerte perfectamente. ¿Qué tan seguro te sientes con el riesgo? ¿Te angustias con facilidad? ¿Eres desesperado o puedes tener paciencia para ver los frutos de tu inversión? Estas preguntas te ayudarán a establecer el tipo de inversionista que eres y, por ende, qué herramienta es la más adecuada para ti.

Evaluación

Debes conocer bien con qué dinero cuentas. Es necesario que recuerdes que para invertir necesitas utilizar el dinero que ahorrarías. Es decir, dinero que te sobra y del que puedes prescindir. Por ello, debes tener tus cuentas claras.

WORTEV CAPITAL

Recuerda que no existen las ganancias fáciles ni inmediatas. Dicho esto, evalúa cuánto dinero puedes invertir, cuánto tiempo puedes invertirlo y cada cuánto recibirás el rendimiento prometido.

¿Invertir es endeudarse?

Pensar en la palabra “deuda” inmediatamente nos remite a una experiencia negativa. Sin embargo, la realidad es que las deudas pueden traer consigo beneficios si es que se llevan a cabo de manera correcta. Y, en ese caso, podemos llamarla deuda buena.

Existen dos caras de la moneda en cuanto a endeudarse se refiere. Primero está la deuda que nos produce un flujo de dinero a futuro. Y, luego está la deuda que nos va quitando cada vez más. Esta es la diferencia entre una deuda buena y una deuda mala. Es importante saber reconocerlas, ya que esto puede ayudarnos a sumar crédito y capital a futuro, en lugar de restarse.

El mayor problema de las deudas malas es que crecen con rapidez y son muy difíciles de controlar. Incluso, pueden provocar el efecto “bola de nieve”, en el que para saldar una deuda creas dos más y así sucesivamente.

Se conocen como deudas malas a aquellas compras que no tienen un efecto de inversión y que no nos retribuirá de ninguna manera. Cuando compramos bienes que no podemos pagar o pedimos préstamos para pagar otros préstamos, entonces estamos hablando de una deuda mala.

Invertir es apostar por el futuro

Al final debemos considerar que las inversiones tienen el mismo comportamiento. Pero no se debe perder de vista que en las inversiones se ven involucrados tiempo, dinero y esfuerzo de una manera intensificada y que, algunas veces, se pueden postergar las metas y objetivos personales por bastante tiempo, algo que puede debemos tener en cuenta para no desesperar y llegar a buen puerto con nuestra inversión.

Si quieres conocer más sobre inversiones WORTEV CAPITAL ofrece un modelo de inversión que impacta positivamente a todos. Por un lado, el emprendedor obtiene la tutoría, acompañamiento académico y respaldo de un grupo de especialistas, mientras que el inversionista obtiene una tasa fija de rendimientos desde el primer año.