Edificios inteligentes y sostenibles, una inversión que asegura el futuro

Edificios inteligentes y sostenibles, una inversión que asegura el futuro

Los edificios inteligentes y sostenibles son una inversión que atraerá beneficios para todos. Hacia el 2050 se espera que alrededor del 68% de la población mundial viva en áreas urbanas lo que agiliza la construcción de urbes seguras y sostenibles.

El informe Un marco para el futuro de los bienes raíces del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) precisa que los edificios sostenibles son una de las transformación obligada para lograr ciudades inteligentes y sostenibles. Cifras del estudio indican que son los principales emisores globales de gases de efecto invernadero y gastan alrededor del 50% de la energía mundial.

La sostenibilidad en las ciudades tiene un amplio significado no sólo para disminuir la huella de carbono, también como una cuestión de bienestar, comunidad e inclusión. Situación que abre paso a un futuro en la industria de la construcción y bienes raíces.

La inversión en sustentabilidad garantiza un futuro de bienestar tomando en cuentas que alrededor del 90% de las personas pasan gran parte de sus tiempo en un edificio. De ahí la relevancia de invertir en edificios inteligentes y sostenibles.

Tecnología e infraestructura inteligente

El análisis del organismo internacional precisa que la infraestructura de las ciudades inteligentes debe ser resiliente y capaz de adaptarse a cualquier imprevisto natural y desastre provocado por el hombre; por ejemplo, crisis climáticas, financieras y de salud.

Para caminar hacia ese objetivo es imprescindible adaptar los patrones de trabajo y vida a lo largo de todo su ciclo de vida. Una manera de lograr ese objetivo es con la digitalización e innovación.

La tecnología es uno de los componentes más importantes para invertir en el futuro de las ciudades e infraestructura inteligente. Con la incursión de estas nuevas tecnologías se puede implementar un sistema interconectado de edificios inteligentes que garanticen la seguridad y funcionalidad.

También esta infraestructura debe ser resiliente y mitigar los efectos de cualquier crisis sin perturbar la identidad cultural de las comunidades. Para lograrlo será clave que el acceso a un espacio de calidad para vivir y hacer negocios sea sencilla y alcanzable para todos. Esta característica implica que los habitantes de un área urbanizada tengan acceso financiero y espacios de salud, ubicación y servicios básicos.

Invertir en sustentabilidad

La inversión en las ciudades inteligentes y bienes raíces requiere un equilibrio entre la transformación digital, la sostenibilidad y la resiliencia de la infraestructura para generar las áreas urbanas que necesitamos para el futuro. Esta industria podría tener un crecimiento estimado de 18% anual en los próximos 5 años, de acuerdo con el informe Orbis Research en 2020.

Además, la firma internacional precisa que el mercado de las ciudades inteligentes tiene el potencial de impulsar la tecnología verde, mismo que puede alcanzar un valor de 1,800 mil millones de dólares para el 2025.

Sin duda, la rápida urbanización obliga a la construcción de infraestructura, movilidad y espacios sustentables en los siguientes años. Situación que está posicionando este tipo de proyectos sustentables como los más buscados por parte de los inversionistas para obtener mejores rendimientos e invertir en el futuro.

Si eres un inversionista en busca de alternativas atractivas, te puede interesar: ¿Qué es un fondo de capital emprendedor?

Capital privado apuesta por estas tendencias para invertir en emprendimientos

Capital privado apuesta por estas tendencias para invertir en emprendimientos

Los inversionistas de capital privado cada vez más buscan proyectos digitalizados y con un enfoque verde o sustentable. Para los jugadores de esta industria este tipo de proyectos no se trata solo de una tendencia, representa una alternativa de rentabilidad

En la Cumbre de Capital Privado, organizada por la Asociación Mexicana de Capital Privado, principales voces de la industria admitieron que los emprendimientos preferidos por los inversionistas serán aquellos con un enfoque tecnológico y sustentable. 

Empresas con criterios ESG

Marc-André Blanchar, vicepresidente del Comité Ejecutivo de Riesgo de Inversiones explicó que los criterios ESG hacen referencia a factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo. Así las empresas con este enfoque se asocian con una mejor rentabilidad.
El Instituto Morgan Stanley destaca que 86% de los inversionistas en capital privado asocian la sustentabilidad con una mejor rentabilidad a largo plazo.  

La alternativa para invertir en empresas con un enfoque sustentable no es una tendencia de los inversionistas. Para el directivo, este tipo de empresas gana cada vez más simpatía de parte de los consumidores. En los Estados Unidos, 7 de cada 10 consumidores aceptarían un incremento en sus productos si estos cumplieran con las políticas EGS.

Digitalización, palanca para emprendimientos 

Otro de los sectores que está transformando las inversiones de capital privado es la tecnología. Con el confinamiento social muchas startup aceleraron su digitalización para sobrevivir, mismas que se han convertido en las preferidas para inversionistas de venture capital. 

Las empresas emergentes que ofrezcan una eficiencia tecnológica y generen nuevas oportunidades de negocio serán las preferidas en las carteras de los inversionistas.  

Irene Arias, CEO de IBD Lab, considera que será crucial impulsar el talento digital en el ecosistema emprendedor de América Latina y el Caribe.  En esta coyuntura el acceso a capital privado puede ser la clave para disminuir la brecha de crecimiento a nivel regional.  

Capital privado en México 

México tiene condiciones para atraer inversiones de capital privado debido a que cuenta con un ecosistema emprendedor desarrollado.  Fernando Lelo de Larrea, socio del fondo ALLVP indicó que en el último año la transformación digital crea una oportunidad para atraer más fondos de capital privado. Aunque insistió los emprendimientos deberán contar con una estructura bien definida.  

La inversión en capital privado puede ser una palanca para la recuperación económica del país y el ecosistema emprendedor. No obstante, para los jugadores de la industria será vital tener condiciones de gobernanza y certeza antes de invertir. Al respecto, Carlos Salazar, director de CCE coincide que falta dar mayor certeza para invertir en el país, en especial en proyectos de infraestructura.

El capital privado no solo buscan proyectos con un alto potencial de rentabilidad, también optará por aquellos emprendimientos mejor estructurados y con un enfoque sustentable. 

Si quieres invertir en un fondo de capital privado, acércate a Wortev Capital, cuyo objetivo es generar un ecosistema para inversionistas y emprendedores que impacte positivamente a todos.  

Inversiones sustentables ganan terreno en el mercado

Inversiones sustentables ganan terreno en el mercado

Las inversiones sustentables cada vez ganan empatía entre los inversionistas tanto a nivel mundial como en nuestro país.  Actualmente, los inversionistas se preocupan por participar en proyectos con un impacto positivo en el medio ambiente.

Las inversiones sustentables se consideran de alto impacto ya que impulsan el desarrollo sostenible de una economía y tienen el objetivo de generar mejores retornos. 

En el estudio Investing in a Better World, realizado por el gobierno británico, al menos 55% de los inversionistas encuestados admitieron que prefieren los productos financieros asociados con proyectos de sustentabilidad como una inversión de alto impacto.

¿Qué es una inversión sustentable?

La inversión sustentable consiste en inyectar capital en empresas o proyectos que cumplan con tres pilares fundamentales: Environmental, Social and Governence o denominados ESG, por sus siglas en inglés.

  • Environment o medio ambiente: se toma en cuenta que la empresa produzca un impacto positivo en el medio ambiente; por ejemplo, emisiones de carbono de la empresa, control de desechos, utiliza energía limpias, entre otros.
  • Social: que cuente con programas de responsabilidad social en el corto y largo plazo. Buenas condiciones laborales y ética.
  • Governance o Gobierno Corporativo: una cultura corporativa que contemple los dos pilares anteriores. También una composición de la junta directiva y buenas prácticas empresariales.

A nivel mundial, este tipo de inversiones se mantiene pese al actual entorno de crisis ocasionada por la contingencia sanitaria. Según Morningstar, plataforma de investigación y servicios financieros,  los activos con un enfoque sustentable resistieron mejor que sus pares durante el primer trimestre del 2020.

En su análisis destaca que 7 de cada 10 fondos sustentables en Estados Unidos registraron mejores rendimientos comparado con los fondos convencionales.

Este atractivo por las inversiones sustentables también se presenta en México. De acuerdo con la firma HR Ratings en México hay 21 colocaciones de bonos verdes que ascienden a una inversión total de 49, 018 millones de pesos.

¿Por qué invertir en empresas sustentables?

La inversión en empresas con estos criterios ha ganado mayor atención como consecuencia de una mayor comprensión en los beneficios financieros a largo plazo y ante la necesidad de atender los riesgos ambientales.

En los últimos años, los inversionistas priorizan empresas y proyectos ambientales, sociales y con gobierno corporativo a la hora de invertir. Según cifras del Foro para la Inversión Sostenible y Responsable, uno de cada cinco dólares se invirtieron en proyectos sustentables.

Aún hace falta mayores esfuerzos para impulsar las inversiones sustentables en el país. Para generar condiciones para impulsar inversiones sustentables, organismos como la Escuela de la Bolsa Mexicana de Valores ofrece programas y Diplomados sobre finanzas climáticas como acciones que promuevan más proyectos ESG.

Si estás interesado en comenzar a invertir, conoce Wortev Capital, un fondo de capital privado dedicado a impulsar el crecimiento de pymes. Su objetivo es generar un ecosistema para inversionistas y emprendedores que impacten positivamente a todos.