25 de noviembre de 2020

Tienes una idea innovadora; la empresa que puede revolucionar cierto segmento de la economía. Ahora lo que te falta es capital para ponerla en marcha o para que despegue. Bancos y otras entidades de financiamiento no te prestan porque, al tratarse de una idea nueva, no tienes historial y les representan un riesgo.

Los Venture Capital, también conocidos como capital de riesgo o capital emprendedor, son instrumentos de inversión que se encargan de inyectar capital en empresas que están en etapas tempranas de desarrollo, principalmente startups, pero que tienen alto potencial de crecimiento.

Lo hacen, a cambio de adquirir una parte de acciones de la empresa a futuro, lo que, en el caso de que resulte exitosa, le generará atractivos rendimientos. Algunas empresas que hoy son gigantes tecnológicos o grandes corporativos, han recurrido en su momento a este tipo de financiamiento. Eso sí, el riesgo también es grande.

Pero ¿en qué etapas puede involucrarse el Venture Capital o capital de riesgo?

Capital Semilla

Una empresa que ya desarrolló la idea y armó un equipo, ahora lo que necesita es capital para iniciar. Existen muchos instrumentos y opciones pero las tradicionales difícilmente invertirán capital en el proyecto. Además no se trata de pocos miles de pesos, sino de una cantidad importante la que se necesita para empezar, pero con una apuesta grande.

Si la idea requiere capital semilla, entonces los Venture Capital son la opción. Aquí los inversionistas ven que ya hay una idea desarrollada, pero que está en una fase temprana y requiere financiamiento. Eso sí, ven un crecimiento potencial en esa idea, en esa empresa que seguramente resultará exitosa y, a la larga, será redituable para el capital de riesgo que está apostando por ese proyecto.

Sin duda, es una buena opción para ese proyecto que ya tiene idea, forma, equipo, y sólo faltan los recursos para lanzarlo. Para ello, deberás convencer a los inversionistas de que se trata de un negocio disruptor en el ecosistema en el que lo enfoques.

En proceso de aceleración o crecimiento

O puede ser que tu empresa ya no esté en proceso de gestación, sino que ya sea una realidad. El negocio ya arrancó, pero aún no cuenta con el capital suficiente para despegar y llevarla al lugar al que se ha proyectado.

Pues bien, los Venture Capital también fungen como aceleradoras. Aquí, los montos prestados son mayores, además de que acompañan a las empresas en su administración, ofreciendo incluso planes de mentoría al equipo, e incluso en algunos casos lugares de trabajo. Es decir, aparte del financiamiento, se ofrece un acompañamiento más completo. Todo, en busca de justamente acelerar el negocio, y con ello el Venture Capital tener una buena retribución a futuro.

WORTEV es una aceleradora y fondo de capital privado que impulsa el crecimiento de los emprendedores y pequeñas empresas. Nació en el 2018 como un fondo de capital privado, con el objetivo de impulsar a las empresas de la aceleradoras que ya han sido estructurados y se encuentran en etapa de aceleración con capital. Al mismo tiempo, ofrece a los inversionistas uno de los rendimientos más altos del mercado, 24% acumulado anual.

Si quieres aprender más sobre el Venture Capital y su impacto positivo en las empresas, puedes consultar nuestro blog: Venture Capital, una luz para el crecimiento de México.